Google+ Followers

9 de febrero de 2013

Blanca Muñoz expone en Madrid

La Sala Alcalá 31 alberga la primera retrospectiva de la escultora Blanca Muñoz.

Se han reunido un total de 80 obras de diferentes formatos, entre las que se encuentran esculturas, maquetas, obra gráfica, joyas y material audiovisual. La exposición titulada "Circunnavegación 1990-2013", nos invita a realizar un recorrido donde podremos descubrir los múltiples lenguajes y modos de expresar que ha desarrollado la artista: desde escultura, grabado e incluso diseño de joyas. La muestra se organiza en grandes secciones o bloques temáticos, para ayudar al visitante a comprender mejor la evolución del trabajo de Blanca Muñoz. Los diferentes bloques temáticos que nos encontramos son:  

Esculturas de Gran Formato: que estarán ubicadas en la planta baja, junto a grabados tridimensionales y diversas maquetas.




Gabinete de Esculturas: ubicadas en la primera planta donde se presenta un total de treintena de piezas. 





También en esta planta nos encontramos con "Los Proyectos", un total de once esculturas que son el proyecto de esculturas a gran escala, ilustrados por una proyección con imágenes de las obras en su ubicación final, espacios públicos o jardines privados, así como el vídeo de una performance.

La Sala de Joyas: se muestran diez piezas de la colección que Blanca Muñoz que presentó en 2010, en colaboración con la Joyería Grassy de Madrid. La exposición concluye con la obra más reciente de la escultora: Tabú, 2012.

"Tabú" (2012), de Blanca Muñoz






"La escultura es una actitud mental, más que una labor física"



La Sala Alcalá 31 alberga la primera retrospectiva de la escultora Blanca Muñoz. Una artista que ha luchado por dotar de ingravidez a la técnica 

Blanca Muñoz en su estudio de Madrid (Foto: Isabel Permuy)

«Si hubierais llegado unas horas antes, la luz sería completamente diferente». La que así habla es Blanca Muñoz (Madrid, 1963), refiriéndose a su estudio, situado en el populoso barrio de Vallecas, en Madrid. «¿Vive aquí?», le pregunta la fotógrafa que me acompaña para ilustrar este reportaje. «No –le responde ella–. Pero casi. Eso es una cosa que tuve muy claro siempre: separar el trabajo del descanso. Aunque he estado en locales de todo tipo, nunca me he sentido tan cómoda como en este, un espacio que incluso creo que ha cambiado mi manera de hacer escultura. Aquí me cabe todo. Aún recuerdo cómo, cuando comenzaba, al meterme con los materiales en habitaciones de dimensiones más reducidas, al acabar, aquellas varas y aquellas planchas habían dado lugar a algo tridimensional que no podía sacar por la puerta. Este lugar tiene dos alturas. Y cuando paro para comer o para reposar, desde arriba, puedo contemplar la obra. Me convierto en su espectador. Tengo la sensación de que esa es una fase decisiva para mí en la creación de la escultura».

Si hubiéramos llegado un par de horas antes, como especificaba Muñoz, habríamos coincidido con el camión de la Comunidad de Madrid que venía a recoger las últimas obras que formarán parte de la retrospectiva que la próxima semana inaugura en la sala Alcalá 31 y que repasa toda su trayectoria. «Llevo desde de octubre sin entrar en el taller. Estos meses han sido de documentación y selección de las piezas que mejor encajarían en la cita». 



Es cierto que todo allí está muy recogido, con las herramientas dispuestas de forma ordenada sobre las dos mesas de trabajo. «De todas formas –nos explica– no creas que la apariencia sería muy distinta si estuviera en plena faena. Soy muy metódica trabajando.No me gusta mezclar cosas. Empiezo una obra y la acabo. Y cuando esto sucede, la saco de mi entorno. De hecho, ni siquiera tengo piezas mías en casa. No falto ni un día al taller. Ahora que he estado tan apartada del trabajo manual me he dado cuenta de que tengo mono, de que la escultura es una actitud mental, más que una labor física».



Me intereso ahora por el título de la retrospectiva. Circunnavegación. Muy propio para una creadora, Premio Nacional de Grabado en 1999, que tanto se ha interesado por el universo, por el cosmos, por las fuerzas gravitatorias: «Hace alusión a mis vueltas en torno a la disciplina. La muestra recoge veintidós años de actividad, y es un paseo alrededor de mi pensamiento sobre lo que es la escultura. Creo que la espacialidad es el único asidero de mi obra. Y que me moriré sin abarcarlo del todo. Si hay algo a lo que he sido fiel durante tanto tiempo es al deseo de crear ingravidez con las piezas, a intentar que parezcan etéreas, sin tender al recurso fácil de colgarlas de un hilo. Cada vez me considero más anclada a la tierra, y hago piezas más gustosas de tocar. Pero no es mi intención: me gusta esa cosa fría de los objetos flotando en el espacio. Estoy satisfecha con mis resultados. No me he derrumbado».

El sentido de fidelidad

Habla de «fidelidad» una autora que ha experimentado con todas las disciplinas. Que se licenció como pintora para cultivar la escultura, la obra pública, el dibujo, la gráfica y, más recientemente, la joyería. Que en 1997 llevó a cabo un proyecto performántico nacido de una colaboración con el percusionista Juanjo Guillén y la Orquesta Nacional de España, en el que una bailarina invitaba a descubrir la escultura desde sus movimientos y a través de la música. De todo ello da fe esta muestra. ¿Podemos entonces seguir considerando a Blanca Muñoz como una escultora?: «Sin lugar a dudas. Porque en todos los casos ha predominado mi interés por lo espacial. Ya incluso, cuando estudiaba Bellas Artes, era evidente que lo mío era el volumen. Y por eso el plano se me quedó corto muy pronto. Mi obra gráfica era muy pictórica, pero me salí del papel. Entonces empecé a introducir las varillas. Ahora me doy cuenta de que, paradójicamente, era más ortodoxa cuando era más joven. Cuando comienzas te exiges mucho, pero eres más rígida en las formas. Con el tiempo acabas con muchos prejuicios. Me he despegado de los asideros teóricos. Ahora puedo ponerme a hacer esculturas sin tener que dibujar. Puede sonar cursi, pero de lo que se trata es de escuchar al material. Y la experiencia te dice que no pasa nada por cambiar, por equivocarse, por hacer cosas diferentes, porque, en el fondo todo sirve; lo haces tú. Todo es constructivo. Como introducir colores en la escultura. Eso no lo había hecho hasta ahora».

El libro de tu vida

Muñoz se refiere a Tabú, su obra más reciente, con la que cierra una década dedicada al azul y se abre a la multiplicidad de tonalidades y a nuevos vericuetos. Tabú se convierte  en broche de oro de un recorrido en el que se suceden otros sonoros nombres («Antenae, Candombe...  Podría escribir un libro con esos títulos. Para mí son los capítulos de mi novela vital»): «Por primera vez agrupo todas mis disciplinas. Me ha alegrado reencontrarme con mis maquetas, que nunca realicé para exponer, pero que son el germen de todo; así como haber encontrado una fórmula para que la escultura pública también entre en la exposición. El resultado refleja que uno no puede escapar de sí mismo. Y me ha dado confianza. He trazado una línea y todo tiene sentido. Solo ahora lo veo».

La noche entra en el estudio de Blanca Muñoz. Y en la oscuridad, sin que nos disturben los sonidos del exterior, se hace más fácil imaginar su aspecto a pleno rendimiento, cuando las lijadoras pulen el metal; cuando las radiales hacen saltar las chispas... Algo que no habríamos podido sentir si hubiéramos llegado unas horas antes.  

Una de las esculturas de Blanca Muñoz


                                       Texto publicado en ABC Cultural el 12 de enero de 2013. Número 1.075                           por 






Blanca Muñoz.Circunnavegación (1990-2013). Sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid. Madrid. C/ Alcalá, 31. Comisaria: Patricia Reznak. Http:// www.madrid.org/. Del 17 de enero al 14 de abril de 2013




OBRA EN MUSEOS Y COLECCIONES PÚBLICAS



Academia Española de Historia, Arqueología y Bellas Artes de Roma, Italia

Antiguo Monasterio de San Juan, Burgos
Ayuntamiento de Novelda, Alicante
Ayuntamiento de Alcorcón, Madrid
Ayuntamiento de Pamplona, Pamplona
Banco de España, Madrid
Biblioteca Nacional, Madrid
Calcografía Nacional, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid
Colección Caja de Burgos
Colección Würth, Alemania
Fundación Bancaja, Valencia
Fundación Bilbao-Arte, Bilbao
Fundación Coca-Cola, Madrid
La Quinta Colorada, México D.F.
Museo de L’Almodi, Valencia
Museo del Cabildo Insular de la Palma, Canarias
Museo Español del Grabado Contemporáneo de Marbella, Málaga
Museo Municipal de El Ferrol, La Coruña
Museo de Bellas Artes de Álava, Vitoria
Museo Würth, La Rioja
Museo Reina Sofía, Madrid
Palacio de la Zarzuela, Madrid




OBRAS PÚBLICAS




2009 Géminis, Torre de Norman Foster. Madrid

2008 Panta rei, Plaza del Siglo, Málaga
2006 Eclíptica, Palacio de Congresos de Badajoz
2004 Leónidas, Estación de Príncipe Pío, Madrid
Perseidas II, Parque de la Curva de Elorrieta, Bilbao









La escultora Blanca Muñoz también hizo su incursión en el mundo de la joyería, y presentó una preciosa colección en 2010 en Grassy.

La concepción cósmica de Blanca Muñoz, y su inspiración en las estructuras esenciales de la naturaleza son algunos de los sellos de su escultura. Su obra ha recorrido espacios como la galería Marlborough de Nueva York, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, además de estar presente en ferias como ARCO.

Sus esculturas destacan por su plasticidad, su elegancia, su flexibilidad...


Y estas cualidades pueden apreciarse también en sus joyas:









Sobre esta faceta de Blanca Muñoz  podéis entrar en blog que aparece abajo, del que tomado toda la información.

http://saralavispa.blogspot.com.es/search?q=blanca+mu%C3%B1oz




Blanca Muñoz. Circunnavegación 1990-2013"

c/ Alcalá, 31
28014 Madrid
Del 17 de enero al 14 de abril de 2013
De martes a sábado, de 11:00 a 20:30 horas
Domingos y festivos, de 11:00 a 14:00 horas


8 comentarios:

  1. Que maravilloso descubrimiento :):):)
    Las joyas son preciosas...en especial me ha encantado la sortija.

    Besitos y gracias por tu comentario.

    http://lasmilyunacuentas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga. gracias a ti. Me alegra que te haya gustado la entrada. El mundo de la joyería es un sueño y tú estas muy cerca.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Los anillos me han encantado!!
    besoss!!

    ResponderEliminar
  3. Es muy elegante le quita peso al volumen y me encanta esta sensación de movimiento.

    He disfrutado leyendo la entrevista ,y me siento identificada en muchas respuestas.

    Muchas gracias por dejarnos disfrutas de estas entradas.

    Un abrazo Matilde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran muchísimo tus palabras. A mi también me gustó esta entrevista por eso la he añadido a la información de la exposición que es maravillosa.
      No solo tenemos que visitar la obra de artistas consagrados, sino apoyar a los jóvenes que se tiene que abrir camino en esta época tan difícil.
      Te mando un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  4. Qué pedazo de entrada!!
    Verdaderamente interesante...

    Gracias por el apoyo dado en estos momentos difíciles...
    y MILES DE ABRAZOS!!
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me gusta que te haya parecido interesante esta entrada! Ya te dije que mi única revancha contra todo lo que está pasando es el arte, es la belleza. Y en esta escultura hay mucha.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Hay exposiciones que no se pueden dejar pasar, y esta es una de ellas. La belleza y la plasticidad de las formas en las esculturas de Blanca Muñoz son un regalo. Me encanta que hayas hecho este post!! Un beso!!

    ResponderEliminar

Como todo blog, permite la inclusión de comentarios, propuestas, opiniones, críticas, los cuales se publicarán, siempre y cuando a criterio de la Dirección de la galería, no tengan carácter claramente ofensivo o de falta de respeto a las personas o al hacer de los artistas e integrantes de este proyecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...