Google+ Followers

26 de junio de 2015

Gregorio Prieto y la fotografía.

En el  Museo Piñole de Gijón.


 La pinacoteca muestra una selección de retratos del pintor, fallecido en 1992, en los que no ejerció como fotógrafo sino como modelo y compositor de bodegones surrealistas. El escenario, la Academia de Roma. En el museo también se muestra una selección de fotos realizadas en Inglaterra durante el exilio y más tarde en España.







El pintor Gregorio Prieto  toda su vida sintió fascinación por la capacidad de la fotogrfía para inmortalizarle y se sirvió de ella para elaborar una suerte de biografía imaginada, haciéndose fotografiar en una variedad de poses y escenas bellas y perturbadoras que revelaban su profunda admiración por el arte grecolatino y su personal asimilación de la vanguardia europea.
En  compañía de los grandes poetas de la generación del 27, el joven Gregorio Prieto se formó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando antes de continuar sus estudios en París y, más tarde, como pensionado en pintura de paisaje, en la Academia de España en Roma durante el período 1928–1933. Fue en la capital italiana donde eclosionó su pasión por la fotografía a raíz de su amistad con el también becado en pintura Eduardo Chicharro Briones, fotógrafo amateur que le apoyaba en la parte técnica y con el que concibió las vanguardistas instantáneas que conforman la primera de sus etapas fotográficas.
Durante estos años en torno a la proclamación de la II República Española, Gregorio elaboró un amplio catálogo de autorretratos tomados dentro de la Academia, guiándose por un espíritu lúdico y onírico afín al movimiento surrealista que había conocido en París. Amparado en esta libertad creadora, el carácter provocativo de estas poéticas imágenes realizadas junto a Chicharro causó que muchas de ellas permanecieran inéditas en vida del artista manchego.
Junto a las imágenes tomadas en Roma se presenta una selección de las realizadas en Inglaterra durante el exilio y más tarde en suelo español, obras que debido a su escandalosa modernidad tampoco encontraron una fácil publicación y quedaron durante largo tiempo apartadas del conocimiento público, si bien muchas fueron reabsorbidas feliz y secretamente en los collages del artista de los que se presenta una amplia selección.



Horarios:
  • Horario Martes a viernes: 9.30-14.00 h y 17.00-19.30 h
  • Sábados, domingos y festivos: 10.00-14.00 h y 17.00-19.30 h
  • 15 de agosto cerrado
Museo Nicanor Piñole Plaza de Europa, 28, 33206 Gijón Tel. 985 35 95 94




17 de junio de 2015

En el Barrio de las Letras madrileño.

El pasado fin de semana en el Barrio de las Letras de Madrid, se ha desarrollado DECOR ACCION: una cita con la decoración, las antigüedades, los libros, los juguetes, la moda, las joyas, el arte...
El barrio estaba precioso, como podéis ver...








Interioristas, anticuarios y galeristas toman las calles de este barrio que fue el lugar de residencia de grandes escritores durante los siglos XVI y XVII (Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón de la Barca, entre otros).










13 de junio de 2015

La casa de Lope en el Barrio de las Letras madrileño.

    El Barrio de las Letras lleva su nombre en homenaje a los grandes literatos que habitaron sus calles en el Siglo de Oro. Cervantes, Quevedo o Lope de Vega transitaron por esta zona situada entre el paseo del Prado y la plaza de Santa Ana, una de las más populares de Madrid por el encanto de sus calles peatonales y sus muchas tiendas y restaurantes que la hacen especialmente animada los fines de semana.

  • Desde la Plaza de Santa Ana, famosa por sus terrazas y bares de tapas, discurren en pendiente hasta el Paseo del Prado calles como la de Huertas, cuyos adoquines llevan grabadas citas de grandes escritores en castellano. Precisamente en la calle Lope de Vega, en la iglesia de San Ildefonso (convento de las Trinitarias Descalzas), una placa conmemorativa recuerda que en un lugar indeterminado del edificio descansan los restos del  autor de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes. No lejos de allí encontramos la casa-museo del gran dramaturgo Lope de Vega -curiosamente en la calle Cervantes-, que también está enterrado en el barrio, en la iglesia de San Sebastián (calle Atocha).



  • Una preciosa vista de nuestro Barrio de las Letras.




  • La torre de la iglesia de San Sebstían, fue construida en 
    1612 por Lucas HernándezÁngel Fernández de los Ríos —en su Guía de Madrid de 1876— sitúa la fundación de la cofradía de Nuestra Señora de la Novena, en esta iglesia, el 24 de julio de 1624, por los comediantes y comediantas de la villa, en la parroquia de San Sebastián .


  • En el número 11 de la calle Cervantes, está la casa donde Lope pasó los últimos años de su vida.


    Es la típica vivienda común del siglo XVII. El poeta vivió en ella los últimos veinticinco años de su vida,  con su segunda esposa, Juana Guardo, hasta su fallecimiento en 1635. El inmueble lo heredó una hija y posteriormente un nieto, quien la vendió en 1674. Tras pasar por diferentes propietarios y al no tener herederos, pasó en 1931 a la Real Academia Española, su actual propietaria, que la destinó a Casa-Museo de Lope de Vega.



    El zaguán donde, de frente, está la escalera que nos llevará a la primera planta. 





    Subiendo por la escalera llegamos al estudio. Es la estancia más amplia de la casa y una de las más luminosas, debido a los grandes ventanales. De ella, merece destacar el importante fondo bibliográfico del siglo XVII que alberga en sus estanterías: un depósito realizado por la Biblioteca Nacional, así como tres de sus manuscritos, propiedad de la Real Academia Española, “El bastardo Mudarra”, “El príncipe despeñado” y “La desdichada Estefanía”.





    Esta es la alcoba donde murió Lope de Vega, ya anciano. Desde ella podía oír misa en el cercano oratorio.






    El  comedor se trata de una estancia bastante amplia y luminosa, al igual que ocurre con el  estudio, gracias a los ventanales. Está presidido por una gran mesa rodeada de sillas y amueblado con un mobiliario típicamente español.




    A un lado del comedor, encontramos la cocina, en ella, podemos ver la recreación de una cocina típica de aquella época.


     El cuarto de huéspedes, también conocido como Cuarto del Capitán Contreras, invitado habitual de Lope de Vega. 






    El estrado,  una estancia muy característica del Siglo de Oro que tiene su origen en Oriente. En ella, quienes vivían o visitaban la casa se sentaban en los cojines con las piernas cruzadas o se recostaban en las alfombras. Posteriormente, esta estancia pasa a ser única y exclusivamente femenina. 



    A la salida, desde el zaguán y dejando a un lado la escalera por la que se ascendía a la casa , veremos la puerta de acceso al jardín. El  que  Lope  llamaba “mi güertecillo”, hoy un remanso de paz que nos aleja por completo de la vida fuera de la casa. 



                   



    Os dejo también este interesante artículo de Patricia Ortega, publicado en El Pais que nos acerca a la personalidad de Lope de Vega.


    PATRICIA ORTEGA DOLZ. 23/11/2012 16:51


    Amó a tantas que… fue desterrado ocho años de Madrid, perpetró el secuestro consentido de una de sus amadas antes de marcharse, fue padre de hijos legítimos e ilegítimos (al menos 12 reconocidos con tres mujeres distintas), se casó dos veces (una por poderes), engañó a todas y hasta se hizo sacerdote para calmar, sin éxito, sus pasiones y, sobre todo, para garantizarse la vejez. La vida amorosa de Félix Lope de Vega y Carpio (Madrid, 1562-1635) supera con mucho la de cualquiera que pueda aparecer hoy, en pleno siglo XXI, en una revista del corazón.

    En el caso del escritor del barroco, con más mérito si cabe, teniendo en cuenta que su vida se desarrolló en los siglos XVI y XVII, con la Santa Inquisición a la vuelta de cualquier esquina. Es imposible entender la trayectoria y la obra de este auténtico ingeniero del amor sin sus mujeres. La intensidad con la que el autor madrileño vivió sus aventuras amorosas es, en gran parte, la causante de su vasto legado: 1.800 comedias, 3.000 sonetos, tres novelas (y cuatro cortas), nueve epopeyas… Se celebran los 450 años del nacimiento de este “monstruo de la naturaleza”, como le bautizó su coetáneo y rival Miguel de Cervantes. Recorremos el Madrid del Fénix de los Ingenios, el Madrid de la movida de los ochenta (del siglo XVI), romance a romance, mujer por mujer, amor por amor.

    La casa de Lope, ubicada en el número 11 de la calle que hoy tiene el nombre de su mayor contrincante intelectual, Cervantes, no es la casa en la que nació, sino donde vivió los últimos años de su vida, con los cuatro hijos que le quedaban de sus tres últimas mujeres. Antonia Clara, hija de la joven Marta de Navares (la Marcia Leonarda de las novelas), su último amor y gran compañera —y antes de ello amante, hasta que enviudó—; Feliciana, heredera legítima de Lope e hija de su segunda esposa, Juana de Guardo, que falleció en el parto; y Marcela y Lope Félix, dos de los hijos que tuvo con su amante más sólida, la actriz Micaela de Luján, a la que se trajo de Sevilla a Toledo y luego a Madrid para mantener a “las familias” unidas, la matrimonial y la extramatrimonial, aunque fuera en viviendas separadas.

    En aquellos tiempos, aquella casa de dos plantas de la calle de Cervantes era una residencia modesta de las afueras de la ciudad, casi campestre. De ahí su huerto y su pozo, que ahora forman parte del agradable jardín interior de la vivienda, en el corazón del barrio de Huertas. Hoy es casa museo y es el centro neurálgico de las actividades con las que se homenajea al gran dramaturgo del Siglo de Oro este fin de semana, y que incluyen conferencias y visitas guiadas dramatizadas.

    Lo cierto es que la vida de Lope en Madrid arranca cerca de la calle Mayor, en los alrededores de lo que hoy es el Mercado de San Miguel, concretamente en la calle de Bordadores. Según contó él mismo, llegó al mundo —el cuarto de cinco hermanos— como consecuencia de los celos de su madre, que persiguió a su padre, un bordador llamado Felix de Vega —cántabro como ella, para más señas— hasta Madrid para rescatarlo de los brazos de una supuesta amante. La reconciliación acabó en el alumbramiento, nueve meses más tarde, de uno de los autores más prolíficos de la literatura universal. Un plebeyo que se hizo noble con la pluma y que disfrutó de su fama en vida, cuando siendo aún un jovencillo, sus romances, como los de Góngora (enemigo declarado) se cantaban por las calles de Madrid, del mismo modo que se entonaban en los ochenta las canciones de Antonio Vega o Los Secretos. De ahí que estudiosos como José Fernández Montesinos hablen de esa época como de la movida del XVI.

    Madrid se convertía por entonces, en 1562, en Villa y Corte, con el consecuente traslado de muchas familias de la nobleza. Había, por eso, mucho trabajo para los bordadores: tapices para decorar palacios y casas, sillas y sillones que tapizar, cortinas… Lope fue bautizado en la iglesia de San Miguel, donde está el mercado, y estudió con los jesuitas en lo que es hoy el instituto de San Isidro.

    Discípulo aventajado del poeta y músico Vicente Espinel, Lope escribió sus primeros versos con cinco años y, a los 12, su primera comedia, cuyo título parece ser premonitorio: El verdadero amante. Fue el obispo de Ávila, don Jerónimo Manrique, que ejercía como una especie de mecenas del talento juvenil para la Iglesia, quien le consiguió la beca para que estudiara en la universidad de Alcalá de Henares.
    Sin embargo, sus tempranos escarceos amorosos le impidieron acabar el bachiller. Lope se puso a trabajar de secretario de aristócratas, como el Marqués de Navas, y a escribir comedias para compañías teatrales, como la de Jerónimo Velázquez, que trabajaba con los teatros de la corte y que era el padre de quien sería su primer gran amor: Elena Osorio (Filis).

    Tenía 19 años y sus visitas al barrio de Lavapiés, donde vivía su amada (ya casada), se convirtieron en cotidianas durante cuatro años: en parte por la entrega de sus obras para la compañía, en parte por el arrebato de amor y, en parte también, para bloquear el paso a tanto pretendiente osado. Fue inútil. Es conocida la “generosidad” con la que Elena Osorio respondía a los favores y regalos de sus conquistadores. Ni su fama, ni las exitosas representaciones de sus comedias en los principales teatros, el del Príncipe (hoy el Teatro Español) y el de La Cruz (en la calle Espoz y Mina), sirvieron para que su Filis, ya viuda, se decantara por él. Su primer gran amor escogió a un hombre bien posicionado para volver a casarse.

    El despecho desató la pluma herida de Lope que puso negro sobre blanco aquellos famosos versos que le costaron un destierro de ocho años de la Villa y otros dos del reino de Castilla: “Una dama se vende a quien la quiera. / En almoneda está. ¿Quieren compralla? / Su padre es quien la vende, que aunque calla, / su madre la sirvió de pregonera…”. En una época en la que solo había cronistas oficiales, ni periódicos ni revistas, él dio con su particular gallina de los huevos de oro y se había convertido en el cronista dramático de sus propias vivencias, en narrador privilegiado de su tiempo.

    Se fue de Madrid, sí, a los pocos meses, pero no sin antes raptar a la que amó después. Amenazado con la pena de muerte si no cumplía el dictamen judicial, Lope se fugó con su segundo amor, Isabel de Alderete y Urbina (Belisa). Huyó con ella y con su anuencia para casarse por poderes en mayo de 1588. El consentimiento del matrimonio “a distancia” le supuso irse a la conquista de Inglaterra con la Armada Invencible y regresó, derrotado, a Valencia, donde comenzó la vida conyugal. Pero Belisa murió en el parto junto a su bebé en 1594. Lope se quedó solo cuando faltaban meses para que pudiera regresar a Madrid. Y lo hizo.
    Le faltó tiempo para ser acusado de amancebamiento: le pillaron in fraganti con la actriz viuda Antonia Trillo, según los documentos que se conservan de aquel pleito. “No tenemos constancia de adonde vuelve, pero era una época en la que mucha gente no tenía casa propia, vivían con los nobles a los que servían o en posadas, como Quevedo que, aún teniendo casa, la alquilaba… Eran poetas y escritores de mesón", explica el catedrático Felipe Pedraza, ponente en las jornadas que arrancan hoy.

    Al poco tiempo de regresar a la Villa, en 1597, Felipe II cierra los teatros en señal de luto por la muerte de su hija Catalina de Saboya. El rey muere después y el luto se prolonga dos años. Y aquí es donde entra en escena el ingenio del Fénix que, pese a mantener relaciones con la actriz (primero casada y luego viuda) Micaela de Luján (Lucinda) afincada en Sevilla, se casa con Juana de Guardo, hija de un adinerado carnicero de la corte.
    La boda de Felipe III en 1599 vuelve a levantar el telón de los teatros madrileños y Lope escribe profusamente para mantener a dos familias. Consigue reunirlas en Toledo primero y después en Madrid, donde compra la casa de Huertas para la familia oficial, y alquila otra en una calle aneja para la extramatrimonial. La muerte de todas sus mujeres reúne a los cuatro hijos vivos en la casa donde el dramaturgo acabará sus días.

    Aunque sus huesos fueron a parar a un osario común, su entierro en el cementerio anexo de la Iglesia de San Sebastián fue multitudinario. Y, según consta en las crónicas de la época, propio de un “verdadero amante”: había más mujeres que hombres.






    Antiguas fotografías de la iglesia con el cementerio al lado, hoy desaparecido.






11 de junio de 2015

Museo Casa Natal de Cervantes, en Alcalá de Henares.

albogues_y_clarines
quixancho_encadenado
Organo positivo o “realejo”

Entre albogues y clarines.
Instrumentos musicales en la obra de Cervantes



El Museo Casa Natal de Cervantes y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares se unen en la celebración del cuarto centenario de la edición de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha, con una exposición que reúne más de un centenar de instrumentos musicales de los siglos XVIII, XIX y XX, pertenecientes a la colección privada del cantante y compositor Ismael Peña, que aparecen en la obra cervantina. 


La música  y los instrumentos musicales estaban muy presentes tanto en la vida de la Corte como en la vida del pueblo llano durante todo el Siglo de oro. Las obras de Miguel de Cervantes y en especial el Quijote tienen numerosas referencias a la música y al baile que se realizaban en esa época. Los instrumentos aparecen con un papel destacado desde La Galatea, su primera novela, hasta la última, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, pasando por Viaje del Parnaso, sus Novelas Ejemplares, Entremeses, Obras de teatro, y de manera muy especial en El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Como reflejo de la importancia de las actuaciones y de los instrumentos musicales en la obra cervantina, sirvan las palabras que Sancho Panza dirige a la Duquesa: Señora, donde hay música no puede haber cosa mala, así como cuando el mismo D. Quijote comenta: la música es siempre indicio de regocijo y de fiesta.

La exposición es un paseo sonoro por los diferentes ambientes descritos por Cervantes, reflejo polifónico de sus vivencias en España, Italia y Argel. En su prosa utiliza los instrumentos musicales integrados en su desarrollo narrativo, a veces como elementos precursores que anuncian el carácter de la escena o aventura que se avecina, otras ambientando el mismo desarrollo de la acción. Conocedor de los timbres y los caracteres de los instrumentos musicales, los va distribuyendo según las personalidades de sus protagonistas, sus trabajos, sus alegrías, los escenarios donde luchan, aman, sufren, o se divierten. 

La muestra se estructura en ocho ámbitos diferentes de acuerdo a la tipología concreta de los instrumentos presentados. Sirvan de ejemplo las flautas, y albogues de los instrumentos pastoriles; trompetas y clarines de los instrumentos bélicos y de caza; guitarras y rabeles para el teatro y la farándula; panderos y sonajas para la danza; arpas, laúdes y vihuelas en instrumentos cultos y civiles; cornetas y silbatos de los oficios; cencerros y bandurrias de pícaros y de gente del hampa; o el cayado dentro de los instrumentos rústicos.

Con esta exposición la Dirección General de Bellas Artes, del Libro y de Archivos realiza otro programa dedicado al cuarto centenario de la segunda parte del famoso hidalgo con un tema singular que aúna dos aspectos fundamentales del Siglo de Oro: la música y la literatura. La muestra, que se exhibe en el Antiguo Hospital de Santa María la Rica, se complementa con una pequeña selección de piezas en la Casa Natal de Cervantes y forma parte de los actos culturales del 15º Festival Clásicos en Alcalá.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...